testimonios2
Palacio de Infantes

Un espléndido edificio barroco en un entorno medieval

Es curioso que Martín Vázquez de Arce, aristócrata y militar castellano muriera en julio de 1486, al poco de iniciarse la guerra de Granada. La misma guerra que, terminada en octubre de 1492, coincide con la llegada de España al nuevo mundo y el comienzo del renacimiento, también en nuestras tierras.

Comentamos que nos parece curioso porque en nuestros días la Sigüenza medieval tiene como símbolo la estatua funeraria del mismo Martín, hoy más conocido como “el Doncel de Sigüenza”; pero también porque los historiadores habitualmente consideran el año 1492 el fin de la propia guerra de Granada, el fin de la Edad Media en España y el inicio del Renacimiento español.

Cuando 200 años después, a finales del siglo XVIII, el obispo Don Juan Díaz de la Guerra desea modernizar Sigüenza, acomete una extraordinaria empresa urbanística cuyo objetivo prioritario es integrar definitivamente la Catedral en el centro de la villa, ampliándola hacia el norte y construyendo así el barrio de San Roque donde tiene brillo propio el callejón de Infantes que conecta el propio barrio con la trasera de la catedral, abriendo un gran arco en la antigua muralla.

En ese empeño urbanístico surge también el Palacio de Infantes, obra muy significativa del barroco seguntino y la casa donde puedes alojarte.

Antes de ahora el edificio estuvo destinado a sede de la escolanía de los infantes de coro, que cantaban en la Catedral. Eso es lo que quiere recordar la gran portada del edificio junto con la imagen de san Felipe Neri, en la hornacina central. Aquella escolanía era en realidad el núcleo, el ideal, de la gran obra realizada por el obispo Don Juan y por la actual ciudad de Sigüenza. En ella se alojaban chicos de los pequeños pueblos de la España de finales de 1700 y de 1800, años difíciles de crisis económica y social. Los chicos venían aquí desde su propio pueblo y aquí les esperaba una educación gratuita especialmente rica en música y canto. Aquí se educaban hasta que cambiaban la voz ya tenían 14 o 15 años y habían completado su educación. Entonces esos chicos, ya hombres, se enfrentaban a los retos de su época con una exquisita educación adquirida con generosidad y gratuidad.
Los pasillos, los balcones y las ventanas, los patios de recreo, la luz que se cuela por las contraventanas nos susurran recuerdos de esa vocación educativa, jalonada de innumerables historias, similares a las de las casas del barrio de San Roque.

En la actualidad la comunidad de Padres Josefinos de Murialdo, continúa esa vocación propia seguntina de engarzar los tiempos antiguos con los nuevos. Y así los Josefinos en esta tierra, en este edificio, proponen cualificación y formación que permitan acceder con mejores garantías de éxito al actual mercado de trabajo.

Warning: Missing argument 2 for wpdb::prepare(), called in /storage/content/52/1009452/alojamientosiguenza.com/public_html/wp-content/plugins/skysa-weather-for-us-widget/skysa-required/output.php on line 68 and defined in /storage/content/52/1009452/alojamientosiguenza.com/public_html/wp-includes/wp-db.php on line 1195 Website Apps